martes, 05 de marzo de 2013

Semana 10. 64/301
Teófilo.

Una naranja flota sobre el agua cuando está sin pelar y sin embargo se hunde cuando se pela. Este curioso fenómeno tiene un explicación sencilla. La piel de la naranja, porosa y con minicámaras de aire, actúa como una especie de flotador que mantiene el cítrico sobre el agua. Eso sí, si lo dejamos en remojo durante mucho tiempo, puede absorber gran cantidad de líquido y acabar en el fondo.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios