Viernes, 18 de abril de 2014

Semana 16. 108/257
Perfecto.

Es falso que a los toros no les guste el color rojo, sobre todo por una sencilla razón: no pueden distinguir ese color. La visión de los mamíferos está limitada a dos tonalidades, por lo que verían el rojo de diferente manera a la nuestra; más bien perciben el mundo en tonos azul y amarillo-verdoso. La idea de que a los toros se enfurecen con aquellos objetos de color rojo es un mito que nació en la tauromaquia porque los toreros españoles comenzaron a usar capas y vestuarios de ese tinte desde 1700. Lo que en realidad provoca la embestida del toro es el movimiento del objeto que esté frente a él.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios