Lunes, 21 de abril de 2014

Semana 17. 111/254
Anselmo.

La ese final que se añade al plural es una herencia del latín, que en su uso arcaico diferenciaba el nominativo (rosae) del acusativo (rosas) en las dos primeras declinaciones. Al popularizarse el latín vulgar, los acusativos plurales terminados en ese sustituyeron a los nominativos. Por este motivo, plurales como rosae y domini se convirtieron en rosas y dominos.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios