Viernes, 10 de octubre de 2014

Semana 41. 283/82
Tomás de Villanueva.

La costumbre de comerse al macho no la tienen en exclusiva la mantis religiosas, también está extendida entre las arañas, aunque en algunas especies, como la Allocosa brasiliensis y Evarcha culicivora, es el macho el que se come a la hembra después de reproducirse. Dentro de esta orgía de canibalismo arácnido, algunas especies practican la matrifagia: comerse a la propia madre. La hembra de la especie Stegodyphus lineatus, por ejemplo, terminan siendo devoradas por sus crías y aportando una buena dosis de nutrientes necesarios para sobrevivir.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios