Martes, 16 de diciembre de 2014

Semana 51. 350/15
Adelaida.

No es del todo cierto que los medicamentos, especialmente los antibióticos, interfieran con el alcohol. La idea la propagaron médicos y enfermeras tras la II Guerra Mundial donde las enfermedades venéreas estaban a la orden del día y la penicilina había demostrado ser lo más eficaz en estos casos. El motivo de esta contraindicación era más psicológico que físico: aquellos que bebían más tenían más ganas y oportunidades de sexo. Evitarlo le daba al remedio una oportunidad de funcionar. De todas formas, como el alcohol compite con el fármaco en el hígado para ser procesado, no es buena idea mezclarlos.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios