Jueves, 29 de enero de 2015

Semana 5. 29/336
Valero.

Hay tres razones para explicar que el caldo de pollo ayuda a reducir los síntomas de catarros y gripes. Una: los glóbulos blancos más comunes (neutrófilos) son los primeros en llegar a un sitio de infección con el objetivo de combatir bacterias y virus. Según investigaciones, la sopa de pollo inhibe la migración de neutrófilos, lo cual se traduce en una acción antiinflamatoria. Dos: el caldo caliente acelera temporalmente la producción de moco, algo que alivia la congestión nasal. Y tres: cuando estamos enfermos nos resulta más reconfortante (psicológicamente) nutrirnos con alimentos líquidos que recuerdan la infancia.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios