Domingo, 28 de febrero de 2016

Semana 8. 59/307
Román.

Cuando dormimos, los músculos se relajan. Esto incluye a los que están por donde pasa el aire, como la lengua, el velo del paladar y la boca. En algunas personas estar parte del conducto queda tan reducida que cuando entra el aire casi la cierra. Como el conducto queda tan reducido, la persona abre la boca para respirar. Al abrir la boca, la lengua se desplaza hacia el fondo obstruyendo aún más el conducto. El paso del aire por el reducido espacio hace vibrar la campanilla y otras zonas de la boca y la garganta que quedan sueltas, produciendo el ruido del ronquido.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios