Martes, 01 de marzo de 2016

Semana 10. 61/305
Rosendo.

En septiembre de 2012, el auditorio Jean-Pierre Miquel de Vicennes, en París, fue testigo de un experimento musical peculiar. Unas trescientas personas, entre músicos, lutieres, ingeniero de sonido y críticos observaron desde sus butacas la actuación de diez virtuosos del violín llagados desde distintos rincones del mundo. La investigadora al frente de esta prueba, la experta en acústica Claudia Fritz, los había invitado a participar en un test a ciegas. Los solistas debían decidir que instrumentos se llevarían a una hipotética gira entre doce violines: seis modernos, fabricados por lutieres franceses y estadounidenses, y seis antiguos, de las marcas Stradivarius y Guarneri. Debían tocar en la penumbra, con los ojos cubiertos con gafas de sol y las fosas nasales tapadas por una mascarilla perfumada, para no tener ningún referente visual y olfativo. Durante setenta y cinco minutos, cada uno de los participantes pudo tocar los doce violines y comparar las diferencias tonales entre ellos. Los resultados del estudio fueron sorprendentes. Seis de los diez intérpretes prefirieron los violines de fabricación reciente, y ninguno de ellos supo distinguir los instrumentos antiguos de los modernos.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios