Martes, 22 de marzo de 2016

Semana 13. 82/284
Octaviano.

En el siglo XVIII, varios investigadores se propusieron descubrir algún método para producir en laboratorio el agua con gas que se encontraba de forma natural en algunas fuentes. Fue el teólogo y científico inglés Joseph Priestlet (1742-1804) quien finalmente inventó el agua carbonatada, un líquido sin saborizantes con dióxido de carbono, que burbujea cuando la bebida se despresuriza. Priestley lo logró al colocar un recipiente con agua encima de una cuba que contenía cerveza en fermentación, pues le había llamado la atención los gases que salían de su interior. La bebida resultante era agradable y espumosa, y empezó a ofrecerla como refresco a sus amigos. Sin embargo, nunca aprovechó las posibilidades comerciales de su hallazgo. Quien si lo hizo fue el joyero alemán Johann Jacob Schweppe, que en 1783 fundó en Ginebra la empresa Schweppes. En 1792 se trasladó a Londres y conquistó al mundo con sus botellas de tónica, a base de añadir anhídrido carbónico al agua ligeramente azucarada.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios