S?bado, 16 de abril de 2016

Semana 16. 107/259
Engracia.

Desde el punto de vista puramente científico, no hay ninguna prueba de que los animales se aburran -ni siquiera las ostras-, pero sí hay pistas que parecen indicar que sí les sucede. La más concluyente hasta el momento es la similitud de comportamiento entre algunas especies y los seres humanos cuando están encerrados sin nada en qué ocupar su tiempo: unos y otros buscarán afanosamente cualquier tipo de estímulo.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios