Viernes, 03 de junio de 2016

Semana 22. 155/211
Carlos.

Luis XIV de Francia (1638-1715) estaba obsesionado con los perfumes. Su delirio por los aromas -una manera de la época de alejar males, enfermedades y malos olores- lo llevó a exigir al perfumero de la corte un aroma distinto para cada día de la semana. La ropa del llamado Rey Sol era remojada en aguas aromáticas de manera que las esencias impregnaran las prendas y cubrieran las desagradables emanaciones de un personaje que pocas veces se bañaba.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios