Martes, 14 de junio de 2016

Semana 24. 166/200
Eliseo.

Lo que para nosotros es un tabú generalizado encuentra en el mundo animal diversas aplicaciones. Los animales utilizan sus excrementos o los de otros como una sustancia más. Así, es probable que las lechuzas Athene cunicularia comenzara a forrar con ellas sus casas para disimular el olor de las crías y "camuflarlas" ante los depredadores. Cuando vieron que el nido se les llenaba de suculentos escarabajos, esa costumbre se reforzó. Del mismo modo, los buitres rebozan sus patas en boñigas y orina de vacas u ovejas, sin saber que los microbios que contienen forman un ejército defensivo ante los abundantes patógenos que infectan los cadáveres de los que se alimentan.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios