Martes, 13 de septiembre de 2016

Semana 37. 257/109
Juan Crisóstomo.

Entre los entretenimientos de los nobles medievales se hallaba la cetrería, prácticamente una obligación de estatus. Se decía que cualquier noble que tuviese edad debía cazar a caballo con una lanza en la mano derecha y un azor o halcón en la izquierda. Aun así, las monterías para cazar osos, ciervos o jabalíes no perdieron su popularidad, ya que eran más económicas: solo requerían de manadas de grandes lebreles rastreadores, mientras que la cetrería hacía imprescindible un proceso de instrucción.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios