Jueves, 29 de septiembre de 2016

Semana 39. 273/93
Miguel. Gabriel. Rafael.

Cuenta la leyenda que el emperador chino Wu-Ti (140-87 a.C.) sentía un dolor inconmensurable por la muerte de su esposa Wang. Nadie podía consolarle, pero un día se presentó en la corte un artista Sha-Wong, quien afirmaba que podía revivir a la bella Wang. Colocó ante el emperador una tela y le hizo prometer que solo la miraría, pero que nuca la tocaría. El soberano asintió, y entonces el artista hizo aparecer ante él la silueta de una mujer que empezó a hablarle sobre los momentos que habían pasado juntos. Durante cada noche se repitió aquel espectáculo, hasta que en una ocasión el emperador rompió su promesa y apartó la tela; así descubrió que todo era un montaje del artista, que agitaba una marioneta de mujer delante de una lámpara mientras impostaba una voz femenina. Así fue como nació el teatro de las sombras. Esta forma de espectáculo llegó a Europa en 1772 de la mano de Dominique Séraphin, un jesuita francés que había estado de misión evangelizadora en China y que montó el primer teatro de sombras europeo en Versalles.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios