Jueves, 13 de julio de 2017

Semana 28. 194/171
Enrique.

Los mayas no construían sus templos al azar. Los orientaban de acuerdo a complejos cálculos astronómicos. Es el caso de la pirámide de Kukulkán. Debido a su especial orientación, durante los solsticios de verano e invierno una mitad de la estructura de la pirámide queda en sombra, mientras la otra es iluminada totalmente. Esta misma disposición permite que en los equinocios de primavera y otoño se observe durante unos minutos el fenómeno del "descenso de la serpiente". Se trata de un efecto de la sombra del Sol sobre las plataformas de la pirámide que, proyectada contra los bordes de la escalinata, produce triángulos de luz que provocan la ilusión de que la efigie de la serpiente emplumada esculpida al pie de la pirámide se "mueve".

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios