Viernes, 21 de julio de 2017

Semana 29. 202/163
Daniel.

William Mckinley, presidente de los EE.UU. entre 1897 y 1901, no solo era famoso por sus escaso conocimientos geográficos (cuando le anunciaron la toma de Manila tuvo que mirar en un mapa dónde estaba el lugar que había invadido) sino también por sus manías supersticiosas. Acostumbraba a no llevar escolta pero siempre lucía un clavel rojo en la solapa de su chaqueta. Un una de sus visitas a la Exposición Panamericana de Buffalo (Nueva York) una niña le pidió que le regalara su característica flor. Se la dio y, unos minutos después, un anarquista le disparó dos veces. La primera bala le fue extraída; la segunda acabó con su vida. Curiosamente en esa exposición se presentaba la primera máquina de rayos X, pensaron en utilizarla para detectar en qué parte del cuerpo estaba la segunda bala, pero ante las dudas sobre el funcionamiento de una máquina tan reciente, desistieron.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios