Lunes, 28 de agosto de 2017

Semana 35. 240/125
Agustín.

La basílica de San Pedro, uno de los ejemplos más famosos de arquitectura renacentista tuvo una historia complicada en cuanto a su construcción. Se inició en 1506 por orden del Papa Julio II ante el mal estado de la vieja basílica que ya existía. Esta iglesia primitiva fue un encargo del emperador Constantino del Sacro Imperio Romano y se construyó sobre el 329 d.C. sobre el lugar en el que supuestamente estaba enterrado San Pedro, considerado para los católicos como el primer Papa. Fieles de toda Europa peregrinaban al lugar, de modo que cuando llegó el momento de renovar estructuras se necesitaba algo más grande. Su diseño se encargó a Donato Bramante, uno de los arquitectos más importantes de la época, quien optó por una planta de cruz griega con cuatro brazos iguales y una cúpula central. Sin embargo, tras la muerte de Bramante en 1514, otros arquitectos propusieron planes modificados con una planta alargada de cruz latina. La construcción se interrumpió durante 30 años, hasta que Miguel Ángel apareció con una versión simplificada del diseño original. Cuando murió en 1564, la iglesia estaba casi terminada, así que su dsicípulo Giacomo della Porta tuvo que acabar la cúpula. Aunque la estructura principal ys estaba levantada, el diseño generaba un encendido debate, y cuando Carlo Maderno asumió el proyecto en 1605 decidió convertirlo en cruz latina. Además añadió una fachada, que ligeramente eclipsaba la cúpula, de modo que Bernini construyó posteriormente una columnata en SanPedro para amplificar su vista.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios