Viernes, 27 de octubre de 2017

Semana 43. 300/65
Sabina.

Si bien el sentimiento de gratitud es común a toda la humanidad, no lo es tanto el modo de expresarla en cada cultura, lo cual puede dar lugar a ciertas confusiones. Por ejemplo, los chinos no utilizan la palabra gracias tan generosamente como los occidentales; consideran que hay un punto de hipocresía en ello, y la reservan para las acciones benéficas que van más allá de la mera cortesía cotidiana. Los regalos juegan un gran papel en su concepto de agradecimiento: lo usan para dar las gracias, y si se recibe uno, hay que corresponder con otro, a menos que se quiera caer en un acto de mal comportamiento. Algo similar ocurre con los japoneses, que también recurren a los regalos como muestra de aprecio por un favor. Aunque la palabra nipona más conocida para expresar la gratitud es arigato, cuando se trata de un agradecimiento formal por un gesto cotidiano, entre ellos es más común decir sumimasen, que puede significar indistintamente gracias o los siento, según el contexto en el que se use. Por su parte, en la India no se dan las gracias a amigos o familiares, ya que entre seres queridos el agradecimiento se sobreentiende; la palabra se reserva para la gente con la que no se tiene confianza. Por su parte, los estadounidenses son mucho menos propensos a expresar gratitud que los europeos; no por mala educación o falta de empatía, sino por su característica cultura. Dar las gracias implica reconocer que se ha necesitado ayuda para algo, y eso es algo que no les gusta.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios