Domingo, 29 de octubre de 2017

Semana 43. 302/63
Narciso.

El sonido que podemos oír en una concha marina no es el del mar. La concha de un caracol marino captura los tenues sonidos que hay alrededor y que el oído no puede percibir del mismo modo. Cuando se pega la oreja a la concha, hay aire vibrando en el interior de ésta, lo cual hace que las ondas sonoras reboten y se amplifiquen, produciendo ese sonido que recuerda al mar en movimiento. El mismo fenómeno ocurre con un vaso o una jarra.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios