Viernes, 12 de enero de 2018

Semana 2. 12/353
Arcadio.

Al margen de la mayor o menor calidad del cáterin servido por las compañías aéreas, hay factores fisiológicos que influyen en la degustación del menú de a bordo, generalmente poco satisfactoria. En primer lugar, la humedad disminuye más de un 10% cuando viajamos a 5.000 metros de altura, lo que reseca la mucosa nasal y, por consiguiente, nuestra capacidad de captar matices de los alimentos. A esto se añade que en los aviones reina una presión atmosférica entre un 20% y 25% más débil que en tierra firma. Este ambiente incrementa el volumen de gas en el organismo y merma tanto el olfato como la sensibilidad de las papilas gustativas para detectar sabores dulces y salados.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios