Lunes, 22 de enero de 2018

Semana 4. 22/343
Vicente.

El tiburón podrido es un plato tradicional islandés a base de carne de tiburón peregrino o de Groenlandia. Esta cuenta con una gran cantidad de urea, una sustancia tóxica. Para que desaparezca y sea comestible, su cuerpo se destripa y se entierra con el fin de que elimine todo el líquido. Tras fermentar entre 6 y 12 semanas, se cuelga para que cure (como un jamón) durante meses y se retira una capa de color amarillo antes de ser consumido. El tiburón podrido y curado tiene un fuerte olor a amoniaco, por lo que es recomendable taparse la nariz al acercarlo a la boca. Suele venderse en tacos y no necesita ninguna preparación más. Lo habitual es tomarlo con pan de centeno dulce y acompañado de brennivín, una bebida tradicional. Cuesta unos 25 euros los 100 gramos.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios