Viernes, 11 de mayo de 2018

Semana 19. 131/234
Evelio.

Las abreviaturas son representaciones de una palabra o grupo de palabras que se acortan mediante la supresión de letras, generalmente finales o centrales. Así, admon. es administración; pág., página; Ud., usted; vv.aa., varios autores; Pdta., presidenta... Lo normal es que terminen con el llamado punto abreviativo, aunque a veces aparecen acompañadas de una barra -ch/ para cheque- y letras voladas o voladitas -f.º por folio-. Los manuscritos medievales ya incorporaban abreviaturas para ahorrar pergamino o vitela. Con frecuencia aparecía dom., de dominum, "señor"; de ahí procede la palabra don como tratamiento de respeto. Muchos de estos acortamientos son muy conocidos, pero otros ahorran letras de expresiones en desuso y que hoy resultan complicados de interpretar. Así, s.e.u.o. significa "salvo error u omisión", y q.s.g.h., "que santa gloria haya". También son curiosos b.l.m. -"besa la mano"-, o el incomparable q.b.s.p. -"que besas sus pies"- una fórmula convencional hace años, como q.e.s.m. -"que estrecha su mano" o s.s.s. -"su seguro servidor"-. Y últimamente proliferan los acortamientos que tienen que ver con los mensajes del móvil: bss para besos, mñn, mañana; dnd, donde; tb, también...

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios