Viernes, 11 de febrero de 2005
Semana 6. 42/323
Lourdes

Antes, cuando una mujer jud?a era condenada por adulterio, los sacerdotes le condenaban a beber una p?cima con cal viva.
Sin embargo, casualmente si la adultera era joven y agraciada sol?an errar las medidas y en vez de provocarle la muerte apenas sufr?an algunos retortijones.

Para enmendar su ?error? los jueces se ?sacrificaban" y era costumbre que se quedaran con ellas como sirvientas..
Comentarios
Invitado
Domingo, 12 de octubre de 2008 | 16:37
todas suelen acabar como adulteras, son muy putas, no lo pueden remediar. Les pica el co?o y....?brebaje para todas!... y a servir de doncellas putas.Muchas risas