S?bado, 10 de febrero de 2007
Semana 6. 41/324
Escol?stica.
Fiesta en Malta.

El fil?sofo William Leibnitz acud?a con frecuencia a la Universidad de Leyden, donde a menudo sosten?a apasionados y pol?micos debates con estudiantes y profesores, siempre en lat?n.

Durante algunas de sus ?ltimas comparecencias, Leibnitz observ? que un zapatero de su vecindario acud?a regularmente a los claustros. Finalmente, la curiosidad le pudo y un d?a se acerc? a ?l, pregunt?ndole si conoc?a el suficiente lat?n como para seguir el hilo de aquellas controversias culturales.

- No- contest? el hombre,- de lat?n no s? nada, ni tengo intenci?n de aprenderlo. Yo s?lo vengo a ver c?mo discuten ustedes.

- Pero, si no sabe lat?n, ?c?mo puede saber qui?n tiene raz?n en las discusiones?- pregunt? el fil?sofo, cada vez m?s extra?ado.

- ?Oh, eso! Muy sencillo: cuando oigo que alguien grita mucho, s? con seguridad que no tiene raz?n.


Todas las "Historias extra-ordinarias"
Todos los cap?tulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"
Comentarios