Mi?rcoles, 08 de agosto de 2007
Semana 32. 220/145
Domingo.

La manera de sentarse, levantarse y de caminar son distintas en las mujeres y en los hombres, un dato que tiene que ver no s?lo con el componente cultural sino tambi?n con la estructura del esqueleto.

En concreto, las diferencia aparece en la pelvis, que surge de la uni?n de tres piezas ?seas: el sacro, y los dos huesos de la cadera o huesos iliacos. El sacro distribuye el peso de la columna vertebral entre las dos piernas a trav?s de estos ?ltimos, que a su vez se componen de la fusi?n de tres piezas.

Pues bien, en la pubertad, la pelvis femenina se transforma: la cadera se ensancha para permitir el paso de un posible beb? y el pubis se dilata y se comba para formar el canal del parto. Esto hace que los f?mures de las mujeres se arqueen y confieran a las f?minas un movimiento de caderas distinto al de los hombres.

"Tantos hombres y tan poco tiempo"

Todas las "Historias extra-ordinarias"
Comentarios