S?bado, 29 de septiembre de 2007
Semana 39. 272/93
Miguel. Gabriel. Rafael.
Fiesta en la ciudad de L?rida.

El Mar Rojo ha figurado en la historia durante milenios, como en las expediciones egipcias al sur, el relato b?blico de Mois?s y las conquistas mesopot?micas. Su nombre es curioso, y se pueden encontrar varias respuestas respecto a su origen.

El novelista y ensayista ingl?s Edward Morgan Forster afirmaba que el nombre de este mar se debe probablemente al color de las monta?as que lo delimitan, yermas, rojizas y ricas en minerales, por lo que los viajeros de la antig?edad llamaron a estas aguas Mare Rostrum (en lat?n, Mar Rojo). La presencia de arrecifes coralinos puede haber influ?do tambi?n en este aspecto.

Por otra parte, el aventurero sir Walter Raleigh escribi? que el color del agua en este mar era solo una impresi?n, dependiendo del color de la arena en el fondo, por lo que en algunas partes era amarillento y en otras verde. Se debe mencionar, sin embargo, que Raleigh nunca vi? el Mar Rojo, sino que se limit? a escribir las descripciones de otras personas.

Hay otros estudios en los que se indica que el nombre del Mar Rojo no proviene del color de sus costas, sino de un florecimiento habitual de un alga, la cianobacteria Trichodesmium erythraerum. Esta alga est? siempre presente en el agua del mar, pero ocasionalmente su n?mero aumenta considerablemente, cubriendo grandes zonas de la superficie.

Los grupos de cianobacterias aparecen como capas rojizas y rosadas sobre el agua, hasta que mueren despu?s del florecimiento, quedando sus restos de un color entre rojo y pardo.

En lo que s? coinciden todas las explicaciones sobre el nombre de este mar, es que el agua del Mar Rojo no es verdaderamente roja.

Todas las "Historias extra-ordinarias"
Todos los cap?tulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"
Comentarios
laura camila gomez ni?o
Mi?rcoles, 22 de abril de 2009 | 20:20
me parecio muy interesante la historia