S?bado, 02 de febrero de 2008
Semana 5. 33/333
Candelaria.
Fiesta en la ciudad de Palencia.

Los primeros autom?viles no estaban equipados con espejos retrovisores, ni falta que les hac?a, ya que la densidad de tr?fico era m?s bien escasa: bastaba con girar la cabeza para realizar las maniobras sin peligro de sufrir una colisi?n o un atropellar a alguien.

Pero a medida que el tr?fico rodado fue creciendo urgi? la necesidad de dotar a los veh?culos de un sistema que permitiese a los conductores comprobar si eran seguidos por otros coches de mayor velocidad. En 1896, un cirujano ingl?s, llamado John William Cockerill, dio con la soluci?n. Coloc? en su coche un trozo de espejo encima del parabrisas. Hab?a nacido el retrovisor.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los cap?tulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"
Comentarios