Martes, 12 de febrero de 2008
Semana 7. 43/323
Eulalia.

Al conciliar el sue?o, nuestro sistema sensorial no se apaga, sino que trabaja a ralent?. Esto permite que, normalmente, no nos caigamos de la cama, sobre todo en edad adulta, y permanezcamos en los l?mites del colch?n, aunque ?ste sea muy estrecho y nos movamos durante la noche.

Seg?n los antrop?logos, ?sta es una habilidad innata que hemos heredado de nuestros ancestros que viv?an en los ?rboles, hace m?s de siete u ocho millones de a?os. Posiblemente, estos primates pernoctaban en los ?rboles, como hoy hacen los gorilas y los chimpanc?s, incluso fabricando c?modas camas con ramas y hojas.

Caerse mientras dorm?an supon?a un terrible peligro, no s?lo por las heridas que pod?an sufrir, sino porque debajo pod?an estar esper?ndolos los depredadores. As?, la evoluci?n los dot? de un especial sentido del equilibrio para poder dormirse por la ramas.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los cap?tulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"
Comentarios