Domingo, 23 de marzo de 2008

Semana 12. 83/283
Domingo de Resurrección.

En el agua el anís se vuelve blanco porque las bebidas anisadas son ricas en terpenos, unos compuestos aromáticos que les confieren su sabor característico.

Una concentración alcohólica del 40 por ciento en estos aguardientes anisados es suficiente para que los terpenos permanezcan disueltos, de ahí que estas bebidas aparezcan completamente transparentes.

Pero al mezclarlas con agua, los terpenos pierden su estado de indisolubilidad y adquieren una apariencia lechosa.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios