Mi?rcoles, 26 de marzo de 2008

Semana 13. 86/280
Braulio.

Para aprender música, el monje Guido d´Arezzo, en Toscana, encontró una canción en la que cada verso empezaba con una nota más alta y cambió el texto por otro en latín, de manera que la primera sílaba de cada verso se correspondiera con una nota en la escala musical.

Le quedó: “Utqueant laxis, Resonare fibris, Mira gestorum, Famuli tuorum, Solve pulliti, Labi reatum, Sancte loanes”.

Más tarde la primera y la última cambiaros de Ut a Do y de Sa a Si. Había creado las notas musicales.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios