Lunes, 05 de mayo de 2008

Semana 19. 126/240
Ángel.
Fiesta en Irlanda y en el Reino Unido.

Un fallo instantáneo entre la coordinación de la lengua y la mandíbula es el causante de uno de los dolores más punzantes e insoportables que se puede experimentar, el que se produce al morderse la lengua.

Se debe a que esta zona es una de las más sensibles del cuerpo humano, rica en nociceptores, unos receptores sensitivos que transmiten inmediatamente el dolor al cerebro por medio de las fibras nerviosas.

La abundancia de nociceptores en la lengua no es casual, sino que estamos ante una herencia de nuestros antepasados evolutivos que se remonta más allá de nuestros reptiles. La lengua, así como los labios, constituye una importantísima fuente de información útil no sólo para distinguir las características de los alimentos, sino también para poder explorar el ambiente. Esto explica por qué los niños, cuando son pequeños, se llevan objetos a la boca. La abundancia de receptores sensitivos en la superficie de la lengua, facilita la recogida de información y anticipación ante un posible peligro.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios