Viernes, 30 de mayo de 2008

Semana 22. 151/215
Corazón de Jesús.
Fiesta en Canarias y en las ciudades de Burgos, Cáceres y Sevilla.

La oración más representativa en la liturgia católica, el “Padrenuestro” presenta, al menos en su versión en español, una incorrección gramatical en la que incurren una buena parte de los creyentes: no es correcto decir “dánosle hoy”.

Llamamos leísmo al uso del pronombre personal “le” como complemento directo, en lugar de “lo”: “Danos el pan” es oración cuyo complemento directo es pan, que en latín iría en acusativo y sería sustituido por el pronombre de tercera persona illum, cuya forma castellana es “lo”.

Por tanto, lo correcto sería “dánoslo”: danos el pan, puesto que el pronombre sustituye al pan. Si por el contrario dijéramos “dánosle” cometeríamos una incorrección, ya que “le” es forma del pronombre de tercera persona que sustituye al sustantivo cuya función fuera la del complemento indirecto. En cuyo caso en latín iría en dativo: illi, cuyo correspondiente castellano es “le” para ambos géneros.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios