Martes, 03 de junio de 2008

Semana 23. 155/211
Carlos.

La expresión “¡qué película más bonita!” no resulta ser un ejemplo de frase bien construida. Para valorar el grado de entusiasmo que nos causa una cosa debemos emplear el adverbio “tanto”, cuyo apócope es “tan”, equivalente a “de tal modo”, “en tal grado”, “hasta tal punto”, siempre con intención admirativa.

Así se dice “!qué película tan bonita!”, y no “!qué película más bonita!”. “Más” es adverbio que en las oraciones comparativas expresas o sobreentendidas denota superioridad: “Es más bonita que las otras”.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios