Martes, 17 de junio de 2008

Semana 25. 169/197
Ismael.

Cada uno de nosotros tenemos diferentes formas de combatir el frío, porque cada organismo puede sentirlo de distinta manera. Sin embargo, encogerse en la cama cuando tenemos frío es uno de los más habituales y extendidos, un gesto de tipo instintivo que, además, compartimos con el resto de los animales.

La explicación de que adoptemos esa postura es que, al hacerlo, disminuimos el área superficial del cuerpo que emite calor al espacio que hay entre nosotros y las sábanas; y, por tanto, se amortigua considerablemente el enfriamiento que sufre el organismo. La sensación inmediata es que nos sentimos más abrigados.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios