Domingo, 20 de julio de 2008

Semana 29. 202/164
Elias.

El célebre escritor francés Alejandro Dumas tuvo una pelea con un político y se retaron a un duelo.

Como ambos eran grandes tiradores, decidieron no enfrentarse en un campo de honor y optaron porque el perdedor se pegase un tiro él mismo.

Perdió Dumas y, acto seguido, entró en su despacho. Cerró la puerta y sus amigos, cabizbajos, escucharon el disparo. Pero, al instante, apareció Dumas fumándose un puro. «Señores, ha ocurrido un desastre inesperado -dijo, solemne-. He fallado».

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios