Mi?rcoles, 15 de octubre de 2008

Semana 42. 289/77
Teresa.
Fiesta en la ciudad de Ávila.

Cuando las cosas son demasiado sencillas de construir, las patentes no sirven para nada. Por ejemplo, en 1816 el físico escocés David Brewster inventó el calidoscopio.

Lo patentó y lo vendió a un ritmo de miles por día. Sin embargo, muchas otras personas comenzaron a construir caleidoscopios, y se hizo imposible demandarlos a todos.

Después de los primeros días, Brewster no ganó virtualmente ningún dinero con su invento.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios
Martes, 21 de octubre de 2008 | 2:44
Hola, tienes un blog muy interesante, hablas sobre un mont?n de historias curiosas. Me gusta. Si te parece bien te agrego? Un saludo
http://www.mundoenespiral.blogspot.com