Lunes, 17 de noviembre de 2008

Semana 47. 322/44
Isabel.

La esciofobia, o miedo a las sombras, se fundamenta en creencias religiosas y paganas. Las interpretaciones más antiguas del cuerpo y el alma afirmaban que la segunda podía, en determinadas circunstancias, abandonar el cuerpo e irse a la otra vida.

Una de ellas sucedía cuando un vampiro clavaba la sombra de la víctima en la pared y tomaba posesión de su cuerpo. En la Edad Media se creía que si alguien moría de noche y su espíritu –o sombra- se alejaba, podía cruzar por una extensión de agua que le impidiera llegar a la otra vida. En este caso volvía al cuerpo del dueño y se convertía en un muerto ambulante.

De ahí nació el afán de construir puentes de la época.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios