Mi?rcoles, 10 de diciembre de 2008

Semana 50. 345/21
Loreto.

La afirmación que hemos oído tantas veces de “hace mucho frío para que nieve”, además de ser cierta, tiene una fácil explicación científica. Para que lleguen a producirse los copos de nieve, la atmósfera que envuelve la Tierra debe albergar mucha humedad, cosa que no se consigue si hace demasiado frío. Esto último se debe a que el aire gélido es pobre en vapor de agua. Así, cuando la temperatura a ras del suelo baja a menos de 25 grados bajo cero, las precipitaciones en forma de nieve se vuelven muy improbables.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios