Domingo, 21 de diciembre de 2008

Semana 51. 356/10
Pedro Canisio.
Comienzo del invierno. Día más corto del año.

La costumbre del Árbol de Navidad surgió en la Alemania de la primera mitad del siglo VIII. Según un relato tradicional, estando predicando el misionero británico San Bonifacio (680-755) un día de Navidad en tierras de germanos infieles, seguidores de creencias druidicas, intentó destruir el carácter sagrado del roble talando uno.

El roble, al caer, derribó todos los arbustos que le rodeaban menos un pequeño abeto, cuya supervivencia interpretó el llamado “Apóstol de los Alemanes” como un milagroso mensaje divino, bautizándose en aquel mismo momento “Árbol del Niño Jesús”. El suceso caló entre los cristianos alemanes y desde entonces cundió la costumbre de adornar un abeto por Navidad.

Siglos después, Martín Lutero (1483-1546) instituyó la costumbre de adornarlo con velas encendidas.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios