Jueves, 08 de enero de 2009

Semana 2. 8/357
Máximo, Severino.

Antiguamente, a los emperadores, poetas y generales victoriosos se les coronaba con guirnaldas confeccionadas con hojas de laurel. Pero si, después de haber obtenido el triunfo y el reconocimiento general, dejaban de trabajar y de esforzarse, se decía que la persona en cuestión se había “dormido en los laureles”.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios