Jueves, 22 de enero de 2009

Semana 4. 22/343
Vicente.
Fiesta en las ciudades de Huesca y Valencia.

Parecen algodón, pero nada más lejos de la realidad. Si una se desplomara sería como si cayera de golpe más de 150 ballenas azules. La verdad es que las nubes son enormes y pesadas masa de agua que se sostienen en el aire gracias a la combinación de dos leyes físicas.

Una de ellas es el principio de Arquímedes, que dice que un cuerpo sumergido en un fuido –gas o líquido- experimenta un empuje hacia arriba igual al peso del fluido desalojado. Así, una nube flotará siempre que su peso sea menor o igual que el del aire que puede caber en su interior.

Pero aquí no acaba no queda la cosa. Dentro de la nube, el vapor de agua se condensa y se forman gotas que, desafiando el principio de Arquímedes, tienden a precipitarse, aunque, curiosamente, lo hacen muy despacio a causa de la fricción, las turbulencias del aire y el calor que produce la condensación del agua. Ésta aumenta la temperatura del aire de la nube y hace que suba con fuerza hacia una altura mayor, frenando la caída de las gotitas.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios