Jueves, 02 de abril de 2009

Semana 14. 92/273
Francisco de Paula.

El hecho de que casi todos los niños odien “lo verde” tiene su razón de ser. Según han averiguado investigadores del University Collage de Londres, el sabor amargo de los vegetales se considera por insti9nto un indicio de toxicidad, es algo implícito en los genes. De ahí, la reticencia infantil a ingerirlos, por pura supervivencia.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"
.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios