Viernes, 22 de mayo de 2009

Semana 21. 142/223
Rita.

La costumbre de estirar el meñique al beber, un gesto que hoy en día destila cursilería, en tiempos del Imperio Romano era una muestra de elegancia. Los patricios, en vez de comer con los cinco dedos, tal y como hacía el pueblo llano, se introducían los alimentos en la boca con la ayuda del pulgar, el corazón y el anular. Para no ensuciarse el índice y el meñique se hacía necesario estirarlos.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios