Martes, 16 de junio de 2009

Semana 25. 167/198
Quirce.

La idea de que Atila, rey de los Hunos, era un gobernante sin escrúpulos que sembraba la destrucción por todos los sitios por donde pasaba, hasta el punto de no volver a crecer la hierba, no es muy ajustada a la realidad.

Atila era una persona culta, educada en la cultura grecolatina y en el sistema político y administrativo romano. En sus banquetes se solía recitar poesía y sus ocupaciones directas eran, por lo general, bastante pacificas. No obstante su mala fama tiene una explicación, cobrara elevados tributos a cambio de paz, algo que no solía gustar mucho a sus enemigos.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios