Domingo, 20 de septiembre de 2009

Semana 38. 263/102
Eustaquio.

En la primera cafetería de Londres, a finales del siglo XVII, había un cartel que decía: “!esta bebida vivifica el espíritu y alegra el corazón! Es muy buena para algunas enfermedades de los ojos, suprime vapores y jaquecas, preserva de la tisis y de la tos pulmonar. Es excelente para curar la hidropesía, la gota, el escorbuto, el tedio, la hipocondría, impide el aborto, no es laxante ni astringente...”

El local nunca estuvo vacío.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios