Mi?rcoles, 30 de septiembre de 2009

Semana 40. 273/92
Jerónimo.

En 1952, Christian Dior impone la altura de la falda a 40 cm. del suelo “Es el hombre que puede hacer bajar 40 millones de dobladillos con sólo bajar su lápiz”, dijo The New York Times.

Así era, sus dos colecciones anuales hacían oscilar el largo de la falda y el ancho del busto cada seis meses y mantenían al mundo en vilo, tanto, que las norteamericanas lo bautizaron como “el dictador”. Sus desfiles eran acontecimientos sociales a los que acudían celebridades de todo el mundo. Tanto que dos veces al año caía en una depresión y cada prenda nacía entre ataque de ansiedad, amuletos y lágrimas.

Católico practicante, de comunión diaria y supersticioso, no salía de casa sin sus amuletos y sin consultar a su adivina, Madame Delahaye, que lo animó a fundar su casa de costura. Calvo y gordo, nunca estuvo a gusto con su físico: “tengo una figura lamentable, la de un gentleman bien alimentado. Me pregunto si debería transformarme para no defraudar al público”.

Aunque nunca reconoció su homosexualidad, sus biografía hablan de su interés por un diseñador de su equipo: Yves Saint Laurent, de tan sólo 21 años. Yves entró a formar parte de la Maison en 1954, tras ganar un concurso con un vestido de cóctel. En 1957, tras la muerte de Christian, fue el sucesor.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios