Lunes, 09 de noviembre de 2009

Semana 46. 313/52
Almudena.
Fiesta en la ciudad de Madrid.

El pintor Vincent Van Gogh (1853-1890) durante las fases más agudas de su locura sólo podía conciliar el sueño si previamente rociaba su colchón y su almohada con alcanfor.

Sus ataques más serios podían durar varios días y, en ellos, solía recitar partes de la Biblia, dar sermones o incluso comerse la pintura de las puertas.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios