Martes, 15 de diciembre de 2009

Semana 51. 349/16
Urbicio.

Desde el antiguo Egipto, maquillarse los ojos ha sido una obsesión tanto para las mujeres como para los hombres. A falta de los cosméticos actuales, la sombra de color verde, por ejemplo, se conseguía con polvo de malaquita, mientras que las cejas y las pestañas se oscurecían con una pasta de almendras quemadas, polvo de antimonio, arcilla ocre y óxido de cobre: el “khol” del que se habla incluso en la Biblia.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios