Martes, 22 de junio de 2010

Semana 25. 173/192
Paulino de Nola.

Los legionarios romanos no llevaban vinagre en sus cantimploras como se desprense de un episodio del Evangelio según San Lucas (23:26). En el se cuenta cómo, cuando Jesús estaba en la cruz, los soldados romanos que le custodiaban le ofrecieron vinagre para burlarse de él.

Parece ser que, en realidad, lo que los legionarios le ofrecieron fue vino amargo. Se trataba del famoso acetum, un vino barato de sabor un tanto agrio que los soldados romanos bebían por todo el Imperio. Ánforas encontradas en las guarniciones nos indican que, además, disfrutaban de vinium de gran calidad y, muchas adaptaciones alas bebidas locales como, por ejemplo, la cerveza en Inglaterra.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los capítulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios