Jueves, 08 de julio de 2010

Semana 27. 189/176
Edgar.

Una ma?ana de mayo de 1942, las sirenas de alarma de la bah?a de Chesapeake - la entrada hacia Washington - alertaron a los destructores y buques de vigilancia de ruidos submarinos, como si una flota de buques de guerra hubiese cercado las posiciones norteamericanos.

Los culpables eran los 300 millones de peces tigres croadores, que todos los a?os acuden a desovar en la bah?a, emitiendo su r?tmico bub-bub-bub-bub.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los cap?tulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios